martes, 17 de mayo de 2011

Tudela tendrá cuatro encierros de toros

Recuperar los encierros de Tudela, programando cuatro carreras los días 25, 26, 29 y 30, y escuchar las demandas de peñas, aficionados y clubes taurinos para que la feria de Santa Ana vuelva a tener tirón en taquilla. Son las dos premisas sobre las que la nueva gestora de la Chata de Griseras, Torosanda, firmó ayer el contrato que la une al Ayuntamiento de la capital ribera en los próximos dos años, con posibilidad de prórroga de otros tres.
Ante lo que el presidente de la sociedad, Manuel Ángel Millares, calificó de "reto ilusionante, esperanzador y lleno de responsabilidad", Tudela inicia una nueva andadura taurina que oferta para estas fiestas cuatro festejos: Dos corridas (días 25 y 26), una novillada mixta con rejones (día 29) y un concurso de recortadores con toros en puntas (día 30).
Sin desvelar la totalidad de los carteles, Millares sí que adelantó los nombres de las ganaderías que protagonizarán los espectáculos en la calle y en la plaza, haciendo hincapié en su intención de "volver al público a través de los encierros". De esta forma, el día de Santiago, los protagonistas de la carrera serán seis toros de Cebada Gago que serán lidiados por la tarde en una corrida "torista" en la que, como adelantó el presidente de Torosanda, se está intentando dar especial relevancia a toreros banderilleros. El festejo de la jornada santanera, el 26, fue definido como "torerista", con la presencia ya confirmada de Miguel Ángel Perera y astados de José Luis Marca. Aprovechando el fin de semana, la empresa ha programado para el 29 una novillada mixta (dos novilleros y un rejoneador) con los toros del Conde de la Maza y Torremilla que por la mañana habrán hecho el recorrido desde los corrales de la calle Frauca hasta los del coso.
Los espectáculos culminan el 30 con otro encierro de toros y un concurso de recortadores. En este caso, y para evitar que los animales de la mañana lleguen viciados a la arena, la empresa ha dispuesto un encierro exclusivamente para la calle.
Fuente: El Periódico Mediterráneo