martes, 27 de diciembre de 2011

Prohibiciones hacia la fiesta: Nunca mais


NI EL GOBIERNO DE TODOS LOS ESPAÑOLES, NI LAS AUTORIDADES
AUTONÓMICAS, NI LOS PROFESIONALES, NI POR SUPUESTO LOS
AFICIONADOS PODEMOS PERMTIR NUEVOS EXPOLIOS DE LA CULTURA
TAURINA.

La pretendida prohibición, está en contra de la Convención Internacional
de los Derechos del Menor, según la cual cada niño tiene derecho a
expresar libremente su opinión, otorgándole una total libertad de
pensamiento, de conciencia, de religión, cultural y artística sin intromisión
alguna.
La Asociación Internacional de Tauromaquia (AIT) ante la noticia relativa a que el Parlamento
Gallego insta a la Xunta de Galicia a prohibir mediante ley, el acceso de menores de 12 años
a los espectáculos taurinos, se dirige a la opinión pública para expresar:
Primero:
Los ataques contra las expresiones culturales de la nación española (entre ellas la
tauromaquia) se vienen produciendo de manera reiterada en los años recientes, pareciendo
indicar que existe una campaña sistemática y planificada que trata de vaciar de contenido
elementos que forman parte de nuestra cultura e historia desde nuestro origen como pueblo.
Segundo:
La Fiesta de los Toros, que es uno de los emblemas de identidad de la nación española y
forma parte de sus tradiciones mas profundas y arraigadas, hoy está siendo sometida a
ataques que suponen una agresión vejatoria hacia las personas que libremente deciden
acudir a las plazas o disfrutar de los toros por las calles.
Asociación Internacional de Tauromaquia
Tercero:
La Tauromaquia es un elemento que forma parte del Patrimonio Cultural del Estado español,
con una categoría superior a la de cualquier bien de interés cultural, pues su presencia y
asentamiento como parte de la cultura en la península ibérica es incluso anterior al
nacimiento de la propia nación española.
Cuarto:
Que mostramos nuestro más absoluto rechazo a que la presencia de
niños en las plazas de toros suponga modificar su conducta, cuya
educación solo corresponde a cada uno de sus padres o tutores y
hacemos una llamada a la reflexión de los parlamentarios gallegos
sobre aquellos otros espectáculos o deportes, así como espacios
televisivos y de Internet donde se exhiben comportamientos
violentos y sangrientas muertes, exhibidas con morbo cada día en
las pantallas de nuestros televisores que han demostrado
desembocar en la modificación de la conducta humana, cosa
contraria a los espectáculos taurinos de los que ningún estudio
médico o científico ha podido demostrar alteración de conducta
alguna.
Quinto
Las personas que desde niños acudimos a las plazas o participamos de los festejos
populares, no sufrimos trauma psíquico alguno y nos consideramos personas totalmente
equilibradas moral y emocionalmente Más bien todo lo contario: una corrida de toros aporta
un número extraordinario de valores de los que buena parte de la sociedad hoy adolece, entre
ellos principios éticos y estéticos, el respeto a la identidad del animal, la solidaridad y
consideración al semejante con el que se compite y la toma de decisiones democráticamente,
entre otros muchos.
Por todo lo anteriormente expuesto Solicitamos:
Que el Gobierno Español actúe de forma rápida y contundente frente a estos ataques
que, tratan de impedir el normal contacto de las nuevas generaciones con nuestros
valores culturales, y que tratan de configurar auténticos expolios a nuestro patrimonio.
A la vez, instamos a todos los aficionados y ayuntamientos taurinos de Galicia a
hacer uso de la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Inmaterial de la
UNESCO, ley en todo el territorio español, para declarar sus festejos taurinos
Patrimonio Cultural Inmaterial a fin de proteger y blindar esta expresión cultural de los
insensatos ataques de que viene siendo objeto, y a actuar como lo están haciendo
cientos de ayuntamientos en todas las provincias de España y demás países taurinos
europeos y de América .

En tal sentido, ofrecemos desde nuestra página web www.tauromaquia.org todo el apoyo
necesario para tras un sencillo proceso, concretar dichas declaraciones.