miércoles, 16 de mayo de 2012

El encierro atrae aficionados de toda España a Almassora


Santa Quitèria extenderá su manto en forma de capotillo el próximo sábado, día 19, a las 12.00 horas, en el encierro de cerriles que abrirá la semana taurina. La previsión de la organización es que miles de personas se congreguen en el recorrido, de casi 400 metros de longitud, dispuestos a coger toro ante uno de los seis Román Sorando. No en vano, en años precedentes las cifras de participación rozaron las 10.000 personas. Con estos números, el concejal de Fiestas, Arturo Soler, manifestó que la convocatoria “tiene una clara repercusión económica y supone un acicate para los negocios de restauración”.
De hecho, según fuentes consultadas, los hostales ya no tienen habitaciones libres, por lo que los aficionados buscan alojamiento en municipios vecinos. Así, ya está confirmada la asistencia de corredores de toda España ávidos por correr el primer encierro de la temporada en la Comunitat. Antonio Romera, de Brihuega; Josechu, de Segovia; Enric, de Tarragona; Iván Lagrese, de Logroño; Diego Alcalde, de Coria; y otros tantos de Madrid o Albacete, son algunas de las caras conocidas que acudirán hasta Almassora.
Pero también asistirán los de la tierra. Un año más el anfitrión será el presidente de la Asociación de Peñas de Almassora, Juan Luis Marín, a la par que experimentado corredor. En su opinión, “el municipio es ya un referente en los encierros de cerriles. Los que vinieron años atrás disfrutaron y han corrido la voz”, incidió. Un hecho que confirma el benidormense Óscar Ortega, quien afirma que “la cita almazorense es un clásico y no se puede faltar”.
 Marín advierte que las particularidades que comportan este tipo de eventos frente a los bous de carrer: “Si no corremos podemos poner en peligro la vida de los que sí lo hacen”. Por ello, desde el consistorio han diseñado un dispositivo en el que estarán implicadas más de 100 personas, entre Policía Local, colaboradores, Protección Civil, personal sanitario, con el cirujano taurino Gustavo Traver a la cabeza, ocho ambulancias y una enfermería