martes, 30 de noviembre de 2010

El K-Nut denuncia la reventa del toro exhibido en 2009

No fue indultado y, sin embargo, El Varillas volvió al campo tras ser lidiado como toro cerril en Almassora. Así lo han denunciado los componentes de la peña El K-Nut que en octubre del 2009 fueron los patrocinadores del ejemplar de la ganadería de Herederas de Bohórquez que, en la actualidad, sigue vivo en una finca de Madrid, preparado para una futura exhibición, según reza la denuncia efectuada el 25 de noviembre en el cuartel de la Guardia Civil del municipio.
El 3 de octubre del año pasado, el castaño de Herederas de Bohórquez formaba parte del cartel de las fiestas del Roser en una tarde que a punto estuvo de convertirse en tragedia cuando el animal, marcado con el número 49, hirió de gravedad al entonces presidente de la peña, Francisco Clemente, Frisco. Un hecho que finalizó en la suspensión de los actos, reanudados en las emboladas.
Tal y como está estipulado por ley, el cerril, adquirido en la ganadería Virgen de la Estrella de l’Alcora, debería haber sido sacrificado dentro de las 48 horas posteriores a aquella jornada. Gestiones que, según se estipulaba en el contrato de compra-venta, se debería haber realizado desde donde se adquirió por 3.500 euros.
Hasta ahí hubiera llegado la historia de El Varillas, pasando a formar parte de la leyenda del colectivo y de los festejos taurinos de Almassora. No obstante, continuó cuando uno de los miembros de El K-Nut, para su sorpresa, reconoció al ejemplar en una imagen navegando por internet. “No tenemos ninguna duda de que se trata de nuestro toro, ya que coincide el guarismo, el número y el hierro, así como los accidentes del pelaje”, explicó Manuel Puig.
Según indicaba la página web la fotografía había sido efectuada en la finca Bella Lucía de Madrid, con la que se pusieron en contacto a través de su propietario, Julián Gómez Carpio quien, al explicarle los hechos, manifestó “que desconocía esa situación y que se sentía engañado”. Asimismo, las mismas fuentes señalan que este invitó al propietario de la finca a que se sacrificara el toro, a lo que respondió que “no lo iba a hacer, ya que, lo había comprado para una capea”. Sin embargo, según fuentes de El K-nut, el toro ha sido ofrecido para su venta a varias peñas de la provincia, una de l’Alcora y otra de Xilxes.
Ante ello, los denunciantes pidieron explicaciones al cebadero donde les vendieron el astado, obteniendo como respuesta que se trasladó a un matadero de Extremadura para su sacrificio.
Fuente: El Periódico Mediterráneo