sábado, 13 de noviembre de 2010

Loquillo uno di noi!



El cantante catalán Loquillo ha vuelto a salir a la palestra en defensa de las corridas de toros, una afición que lejos de ocultar siempre la ha querido fomentar llegando incluso a posicionarse totalmente en contra de la ILP que pondrá punto y final a las corridas de toros en Cataluña, siempre y cuando el Tribunal Constitucional no lo evite.
Loquillo, una vez más sin pelos en la lengua, defiende a capa y espada la Fiesta de los toros en una entrevista a la revista Época. Un espectáculo que vivió desde su niñez: "Yo crecí al lado de la Monumental, yo crecí con los toros. Mi padre me llevaba, y cuando no había dinero entrábamos al último toro, cuando abrían las puertas y nos metíamos todos los pobres. Las calles en mi barrio olían a toro. Y a mí me jode que jodan mis recuerdos".
El conocido cantante, muy crítico con la gestión del tripartito, no duda que la prohibición de las corridas es "una cuestión política. Es evidente, porque si fuera una cuestión de respeto a los animales se prohibirían los correbous. O todo o nada. Si algo tiene que morir, que muera por su propia decadencia, pero no por obligación".
Loquillo también se lamenta por vivir en un sistema cada vez más prohibicionista: "Yo ahora a mi hijo puedo llevarle a muy pocos lugares en Barcelona de los que yo conocí. Se cargaron el boxeo, el Price, donde había lucha libre. Se cargan los toros, ahora el tabaco. No quiero dar el discurso rancio, pero que no se acaben las cosas porque lo decidan unos tipos con toda la inquina".