domingo, 20 de febrero de 2011

Los taurinos cogen la crisis ‘por los cuernos’ y mantienen las exhibiciones en la provincia de Castellón

Los toros no entienden de crisis en la provincia y si el año pasado el número de exhibiciones ya superó las expectativas de los aficionados taurinos, solo dos meses después de los primeros compases del 2011, las previsiones de este año son optimistas. El fuerte arranque de la temporada así lo ha demostrado, con un mes de enero “en el que se han hecho más toros que otros años, sobre todo en el marco de las fiestas de Sant Antoni, durante las que muchos municipios han afianzado en su programa festivo las exhibiciones taurinas”, explicó el presidente de la Associació en Defensa del Bou al Carrer, Juan Carlos Paricio. Sin embargo, todavía es muy pronto para avanzar cifras, “porque las comisiones y los ayuntamientos aún están cerrando los programas de fiestas”.
“Pensamos que será una temporada normal”, auguró. No obstante, los tentáculos de la crisis sí que están afectando al bolsillo de quienes contratan los eventos, ya sea comisiones y peñas o ayuntamientos, por lo que la calidad de los animales que se suelten dependerá del ingenio de estos, y los aficionados están dispuestos a hacer kilómetros y kilómetros en busca del astado que más convence a sus carteras y con el que pueden dejar el listón del festejo más alto. “Normalmente, a la hora de contratar se compra el toro cerril de donde sea, mientras que se regatea a los ganaderos autóctonos”. “Los cerriles son todos de fuera de la Comunitat Valenciana y el resto de ganaderías de la provincia, que han recuperado el nivel de calidad y están dando la talla”, apuntó el presidente de la Associació en Defensa del Bou al Carrer. “Las comisiones buscan lo mejor y en la provincia hay hierros que están viviendo un buen momento, ya que tienen muchos animales y pueden participar en cinco o seis municipios el mismo día, por ejemplo”, con lo que se rentabiliza su explotación, dijo Paricio.
En el tema económico, es importante recordar que alrededor del 70% de los ayuntamientos de la Comunitat que durante el año pasado contrataron reses bravas para la celebración de festejos taurinos todavía adeuda a los ganaderos el dinero acordado por el alquiler de los animales utilizados en la citada actividad lúdica, según ha denunciado este mes la Asociación de Ganaderos de Bous al Carrer. Un problema que el presidente del colectivo, Vicente Benavent, tildó de “generalizado” y que afecta a consistorios “de todas las provincias, incluida Castellón, donde hay consistorios morosos, pero no señalamos a nadie”.
Por otra parte, desde la asociación que representa Paricio, se fijan como objetivo incidir en el cumplimiento riguroso del Reglamento Taurino de la Comunitat, sobre todo en los apartados de seguridad y tradicionalidad. Esta última significa que “cualquier pueblo puede celebrar cualquier modalidad taurina que esté contemplada en el reglamento”. “Estoy ilusionado en este tema”, dijo Paricio.
Fuente: El Periódico Mediterráneo