viernes, 22 de abril de 2011

Primavera Taurina en Meliana

La última tarde del Concurso Primavera Taurina de Meliana estuvo absolutamente desequilibrada si comparamos los dos platos que se presentaban en el menú. El primero, la desafortunada vuelta del toro Pantojo nº 25 de José Arriazu y propiedad de Ramaderia Doménech, y el segundo, la espectacular participación de Ángel Roser en la IV tarde del concurso de ganaderías. Pantojo nº 25 de José Arriazu.Hacía un mes, Pantojo realizó una notable lidia en Moncada que tuvo que ser interrumpida por un fuerte golpe sufrido al caerle el entablado en la testuz. Tras observar cierta descoordinación se encerró y en estos treinta días estuvo descansando con éxito en la finca hasta observarse en él una completa recuperación. Para completar lo que se quedó a mitad, se decidió volver a desencajonarlo en Meliana con la esperanza de volver a verlo en plenitud. Ese deseo se trunco pronto; a las primeras de cambio Pantojo volvió a dañarse tras las primeras acciones, esta vez en la pata delantera derecha, y de nuevo se encaminaba a los toriles antes de tiempo. Poco vimos del toro, que realizó una rápida salida y tras un par de encuentros con los obstáculos, se lastimó con la consiguiente decepción un respetable, que una vez más acudió en masa al recinto taurino habilitado de Meliana.
Con el run run en el ambiente de que difícilmente se podría ver una tarde mejor que la presentada por el ganadería tarraconense de El Xarnego, se presentaba sin hacer mucho ruido en Meliana Angel Roser con un camión cargadito de esperanzas. Tras la primera de las vacas fuera de concurso y de nombre Morena nº 38, que para estar fuera de puntuación mostro cierto nivel, comenzó una sucesión de vacas cortadas por un mismo patrón y que ivan mejorando una tras otras la buena intervención de su predecesora. Tras Morena aparecieron Billetera nº 72, Cantaora nº 41, el toro Barrabás nº 52, Macarena, Amapola y Mariposa nº 30. Sin lugar a dudas el momento álgido de la tarde lo protagonizó Cantaora nº 41, que tras tocar todos los obstáculos de forma brillante y en una arrancada desde la zona de toriles, se coló a todo tren por el pequeño espacio que deja la pirámide en su parte lateral, alcanzando de forma violenta a tres aficionados que allí se refugiaban y que salieron como buenamente pudieron de tan comprometida situación. Nada más salir los tres del lio, Cantaora salió de bajo de la pirámide a la misma velocidad a la que entró y en dos zancadas volvía a subir a la misma en busca de más faena. Enorme detalle dentro de una gran actuación que a buen seguro la corona como mejor vaca del certamen. No la fue a la zaga Barrabas nº 52, que también se postula con el mejor toro del concurso tras una intervención dinámica y "cacharrera" (termino este referente a los cacharros u obstáculos) y que gusto mucho al respetable que lo despidió con una fuerte ovación. De los demás animales, decir que todos subieron la pirámide y el tablao con ligereza, excepcionalmente conducidos por los aficionados. La tarde resultó tan entretenida que al finalizar la misma y a petición popular, Ángel Roser salió a los medios a recibir el agradecimiento del publico en forma de aplausos. En el momento de redactar esta noticia, no hay fallo oficial del Concurso Primavera Taurina de Meliana, pero vayan apuntando como ganador en sus tres vertientes al ganadero de Godelleta, que salvo mayúscula sorpresa de adjudicará la mejor tarde y mejor vaca y toro con Cantaora nº 41 y Barrabas nº 52.
Fuente: ToroDigital