domingo, 13 de junio de 2010

Peña Taurina La Venta de Emperador

En tarde que amenazaba con agua nos dirigimos a esta pequeña localidad valenciana, una localidad que suele regalarnos grandes tardes de toros y este año no quiso ser menos. La jornada comenzó con la exhibición de un astado de Javier Molina, toro que sustituía al anunciado de Partido de Resina, toro de buena presentación y que nos ofreció un juego demasiado noble y carente de chispa.
Una chispa que sí que tuvo su hermano de camada, el segundo de Javier Molina, un toro más feo de hechuras, pero que tuvo una lidia importante. Un gran toro que rápidamente cogio sentido y empezó a "pedir el carnet a los rodadores" un toro que se supo dosificar y que arrancaba alegre y con fuerza. Seguramente el segundo del hierro sevillano será uno de los toros a tener en cuenta cuando hagamos el balance final de la temporada.
La tarde continuo con la exhibición de ganado de El Saliner.

2 comentarios:

Vicent dijo...

El primer toro de la tarde, marcado con el número 17 hizo una salida espectacular, buscando de punta a punta de la calle. Tuvo como principal característica que fue a más. Era noble y se venía de lejos, humillaba e iba largo hasta el final. Derrotó en burladeros y ventanas e incluso dentro de toriles. Todo lo hacía bien y por abajo. De hechuras perfecto. Un taco de toro con 563 Kg. Ahora bien estaba despuntado y le faltó algo de picante aunque eso a los muchos recortadores no les importó ya que tenían en frente un toro bravo, que metía muy bien la cabeza y se comía todos los engaños, recogido de pitones y que respondía al primer toque. Un toro de juego más que bueno.
En segundo lugar se desncajonó otro toro de Javier Molina, marcado a fuego con el número 2. Un toro que hizo una salida electrizante. Muy buena, provocando momentos de tensión y poniendo en apuros a los mejores recortadores. Dió la sensación de que el toro marcó los tiempos de la lidia. No hubo codazos entre los recortadores y así, la selección natural de la casta brava, puso a cada uo en su sitio. efectivamente un toro importante y más de "calle" que su hermano colorado. Con arrancaadas fuertes y fijas contra su objetivo. Noble y humillado cuando se entregaba, con un pitón izquierdo que cortaba el aire. Cuajado,gordo, enmorillado, con mucha culata y bien armado aunque más bajito que su hermano. Un toro de los que se hablará durante toda la temporada.
En resumen, una buena tarde de toros en Emperador, sin incidentes, con dos buenos toros aunque con caractirísticas diferentes, uno para Morante y otro para Rafaelillo. Así de grande es nuestra fiesta, para todos los gustos. Los dos toros fueron aplaudidos cuando se dirigían a los toriles.

Aitor dijo...

AMEN