lunes, 6 de junio de 2011

Más de 200 ayuntamientos aún adeudan los festejos de 'bous al carrer' del año pasado

La cornada de la crisis está azotando con fuerza los festejos de 'bous al carrer' en tierras valencianas. A las puertas de una nueva temporada todavía hay unos 200 ayuntamientos que aún no han pagado a los ganaderos las reses que contrataron el año pasado. Ante los problemas económicos, peñas y consistorios están optando por acudir a nuevas ganaderías que dejan sus reses a mitad de precio.
Los criadores de toros, vacas y vaquillas ya alzaron en febrero su voz de alarma. Según la Asociación de Ganaderos de Bous al Carrer, un 70% de los consistorios que alquilaron reses bravas el año pasado todavía no habían pagado la cuenta. Han pasado tres meses y ese porcentaje sólo se ha reducido en un 20%. La agrupación de empresarios llegó a plantearse realizar una lista de morosos, pero la iniciativa no se ha llevado a término. «Al fin y al cabo vivimos de ellos», admiten fuentes de la entidad.
Uno de los más importantes ganaderos de la Comunitat es Gregorio de Jesús, de Sueca. «Aún tengo cuentas del año pasado pendientes de cobrar por los festejos de diez o doce pueblos», estima el empresario taurino. Calcula en unos 150.000 euros la cantidad que le adeudan, «con el problema de que el IVA de esas facturas lo tengo que ir pagando incluso antes de cobrar». El retraso, asegura, «llega a ser de un año en algunos casos». Otro prestigioso criador taurino valenciano cifra en 30.000 euros lo que le deben una decena de consistorios.
Hasta hace poco, una docena de ganaderos con renombre se repartía el negocio de los festejos de 'bous al carrer'. Ahora, estiman desde la asociación, hay en la Comunitat alrededor de un centenar de empresas que prestan servicios taurinos. Algunos, denuncian, «están reduciendo los precios de actuación de las reses de manera muy desleal, cobrando hasta 200 o 300 euros por cuatro o cinco vacas», destacaron.
Gregorio de Jesús califica de «ridículos» los precios que están ofreciendo algunas empresas pequeñas. Se trata de firmas «que casi no tienen trabajadores y con instalaciones de muy baja calidad, con lo que cobran prácticamente por lo que les den y eso no beneficia ni al sector ni a la fiesta», opina el criador taurino de Sueca.
Juan Carlos Paricio, presidente de la Asociación en Defensa de los Bous al Carrer, confirma esta tendencia. «No creo que la crisis reduzca este año el número de festejos. Las dificultades económicas se están esquivando, en parte, con la contratación de estas reses a precios más baratos». Según el experto taurino valenciano, «las comisiones y ayuntamientos no recurren tanto a los ganaderos de renombre».
Las ganaderías punteras también se han visto obligadas a reducir sus tarifas, apunta el experto taurino. «Toros que hace unos años estaban a 8.000 euros pueden ser adquiridos por 5.000». Y de las otras reses, las 'low cost', «las hay hasta por 2.000 euros».
Las vacas flacas también han cambiado el panorama para las aseguradoras de los festejos. Hay más para repartirse el pastel y los precios han caído un 20%. La más importante de la Comunitat es Helvetia-Gesbous. Así esboza la situación su responsable, José Antonio Blanco 'Blanquet'. «Si el año pasado el precio de un día de festejos con garantías totales costaba 850 euros, este año se está cobrando a algo más de 680», expone.
En 2009, detalla, había unas tres compañías aseguradoras operando en la Comunitat con 'bous al carrer' y actualmente hay cinco. «El número ha aumentado por la mayor demanda de festejos», añade 'Blanquet'. Cita como ejemplo la recuperación de la tradición taurina callejera en municipios como la Pobla de Vallbona y Algemesí, entre otros pueblos.
La Conselleria de Gobernación continúa con las reuniones para perfilar las cuestiones relativas a la seguridad. El año pasado murieron dos personas durante los festejos y 486 resultaron heridas.
Uno de los problemas pendiente de resolver es el de los aficionados que entran en estado ebrio en los recintos de 'bous al carrer'. Gobernación ya ha anunciado que pagarán los gastos sanitarios en caso de sufrir algún percance. Además, se les podrá imponer una sanción económica por infracción grave contra la Ley de Espectáculos, con multas de entre 300 y 30.000 euros.
Fuente: Las Provincias