lunes, 7 de marzo de 2011

I Concurso de ganaderías ciudad de Moncada

El último de los toros cerriles exhibidos en la localidad valenciana de Moncada, siguió la misma línea que sus predecesores sin llegar a las manos. Los anteriores tres ejemplares de José Arriazu, propiedad de la ganadería de Domenech, tuvieron una lidia repleta de sobresaltos y a un pelo estuvo este Espartero nº 39 de completar el póker de ases en más de una ocasión. Tras una salida relativamente normal y un par de vueltas a todo tren a la plaza, llegaron los recortes y ahí Espartero dejó bien claro que,. lucimientos los justos. Se vieron por ello auténticos recortes de concurso de los muchos recortadores que poblaban el ruedo, hasta que las fuerzas del toro se fueron desgastando y llegaba el agotamiento. Los cuatro ejemplares adquiridos en tierras Navarras por Domenech rayaron a gran altura y exteriorizaron un carácter similar teniendo dosis de esa pimienta que tanto gusta por estas tierras.
La última tarde del I Concurso de Ganaderías Ciudad de Moncada tuvo como protagonista a la ganadería local de Moncada Agrícola. Tarde más para degustar detalles que para evaluar en bloque dentro de un nivel más que aceptable del hierro de Moncada. Con una primera parte en la que el toro en puntas marcó el punto álgido, fue en este primer tramo donde se acumularon los mejores lances de la fría tarde. Tras una vaca de regalo y fuera de concurso de nombre Gineta que sirvió de aperitivo, vimos posiblemente a la mejor vaca de la tarde llamada Alegría. La nº 21 se mostró complicadísima en la rodada acortando el viaje con escuadra y cartabón. Todas las rodadas fueron ajustadas y en un par de ocasiones hubo contacto. Consciente de su ventaja, esperó en barrotes mirando a los medios, limitándose a buscar a los pocos valientes que se metieron en sus terrenos. Tras ella salieron Dragona y Revoltosa, vaca esta última elegida por los internautas de Facebook y Tuenti, y que tocaron el tablado y tijera respectivamente. Sin solución de continuidad apareció en escena Solitario nº 2 que en la segunda rodada y tras el aficionado que se la propinó, se lanzó a toda velocidad a la pirámide sorprendiendo a más de uno. Buena impresión en el llano, donde se hizo de respetar a las primeras de cambio, y una manifiesta agilidad para los obstáculos, fue el veredicto generalizado de los asistentes tras una interesante exhibición que junto con la Alegría, fue lo mejor del acto. Con la noche ya encima aparecieron en escena Compuesta, Maravilla y Billetera, que mantuvieron el nivel para zanjar una tarde muy aseada del renovado hierro de Moncada Agrícola.
Informa: Toro Digital