domingo, 27 de marzo de 2011

Primavera Taurina en Meliana

Llamamos cambio horario al adelanto y atraso de una hora que realizamos cada primavera y otoño respectivamente. Esta es una medida que llevan a cabo unos 70 países en todo el mundo, siendo Japón y la comisión taurina de Meliana el único lugar industrializado que no se ha adaptado aún a esta normativa. El sábado día 26 dio comienzo el concurso de ganaderías en la primavera taurina de Meliana con casi lleno y una temperatura benévola que congrego a numerosos aficionados. A contra cartel la jornada se inició con una vaquilla de regalo del ganadero Doménech dando paso seguidamente al astado cerril del hierro de Cayetano Muñoz. Desde el cajón raudo y veloz salto al ruedo el astado de Cayetano que mostro sus mejores armas al principio de su lidia pasándole factura el esfuerzo inicial pese que no lucia mucha romana pero los recortadores hicieron el resto al no dejarle un momento de descanso siendo cerrado para ser embolado por la noche.

La primera de las cuatro ganaderías que optan a adjudicarse el Concurso Primavera Taurina de Meliana, fue la de Ramaderia Doménech. La tarde del 26 de marzo y con una buena entrada en el recinto taurino habilitado, los de Almenara plantearon una tarde de contrastes que sirvió para ver reses menos conocidas de la "D". Tras el éxito de la tarde de Moncada y con la seguridad que dio ese buen estreno, pudimos ver vacas que apenas han trabajado aun junto con algunas nuevas adquisiciones a las que hay que darles minutos. Precisamente, y haciendo mención a los contrastes, la primera en aparecer fue la gran Espoleta. Vaca adquirida a finales del verano a La Paloma y que poca presentación necesita a estas alturas ya que tiene una dilatadísima historia en toda la Comunidad Valencia. A su ritmo trabajo dejándose hacer llegando a subir al tablado en una ocasión y paseando su imponente porte con su habitual elegancia. Esta vaca fue un obsequio de Ramaderia al respetable, no entrando en el concurso. La curra Fisgona nº 8 tuvo que hacer frente a los mil rodadores que la esperaban, siendo su movilidad explotada por estos. Se asomó a la pirámide e hizo lo que pudo en el llano trabajando con ganas. La siguiente, de nombre Centella y nº 72 se comportó de forma fría, siendo una vaca con veteranía y que sabía lo que estaba haciendo, lo mejor fue su salida cara al banco. Otra de las conocidas por el buen aficionado fue Serpentina nº 400, que lo poco que se movió lo hizo con demasiado sentido y apretando de forma notable dejando detalles de esos que gustan. La animosa Exploradora nº 23, volvió a demostrar como ya hizo en Moncada, que las mejores esencias se esconden en frascos pequeños. Entablado, pirámide, barrotes y hasta un salto dentro del banco, fue su bagaje en una actuación muy aplaudida. En estas apareció Lucerito nº 32, toro de esos que no te dan buena espina por desvelar con su presencia las mil y una guerras en las que ha estado. La que tuvo la aprovechó y provocó el susto de la tarde tras propinar una voltereta a un aficionado. Rápido y pillo, también se fue aplaudido a toriles. La penúltima vaca en salir fue encerrada antes de tiempo al apreciarse en ella algún problema físico tras los primeros minutos, poco podemos decir de Fusilera nº 11, que en una rápida salida y tras caer un par de veces, se paró hasta que fue encerrada. La última fue la característica Cierva nº 2, que haciendo gala a su nombre por su prominente cornamenta, trabajó a toda velocidad haciendo disfrutar a los aficionados que aun tenían ganas de rodar vacas. Tarde animada en la que las probaturas y los elementos seguros se fueron compensado unos a otros, para finalizar una puesta en escena compensada y con buenas sensaciones para público y ganadero.
Fuente: Toro Digital