viernes, 14 de octubre de 2011

Bou de l´Avenida, Puçol

Tal y como viene siendo habitual, desde casi siempre, la celebración del segundo día del toro de la Avenida lleva consigo el final de la temporada taurina en Puçol. Una temporada que comenzó allá por el mes de enero con el Bou de Sant Antoni y que concluyó el sábado, día 8 de octubre, con el tradicional Bou de l´Avenida.
Tres toros, adquiridos a la ganadería gaditana del Marqués de Domecq, fueron los protagonistas de esta última jornada de toros junto a los animales de Benavent.
El primer toro desencajonado era un bonito toro castaño muy bien armado, toro que se empleó en las rodadas con fuerza siendo un toro cumplidor. El segundo en saltar a la arena, fue un toro negro de mayor romana que el anterior, toro que en principio estaba reservado para ser embolado por la noche, toro que acusó un defecto visual y pasó de puntillas por las calles de Puçol. En tercer y último lugar se abrió la puerta de cajones para un fornido ejemplar del Marqués, toro que se empleó con nobleza en la arena y que fue a la  postre el mejor de los tres de esta afamada ganadería gaditana.
Igual que la semana anterior, las vacas de Vicente Benavent se encargaron de completar la tarde, con la gran actuación tanto de animales como de rodadores.