viernes, 7 de enero de 2011

Anulada la norma que pide un solo médico en los festejos taurinos populares de Aragón

El Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA) ha dado nuevamente la razón al colectivo médico Fasamet al establecer la nulidad del artículo que requiere la presencia de un solo médico en los festejos taurinos populares. Una sentencia del mismo tribunal en 2005, y ratificada en 2009 por el Tribunal Supremo, había invalidado el decreto de 2001 de la DGA con el mismo contenido, porque entendía que según la normativa estatal era necesario exigir la presencia de un médico y un cirujano.

El TSJA recoge además en su auto de noviembre de 2010 que el Decreto aprobado en abril del pasado año fue dictado “con la finalidad de eludir el cumplimiento de las referidas sentencias”, y obliga a la DGA a pagar las costas del “presente incidente de ejecución de sentencia” porque actuó “con la finalidad de eludir el cumplimiento de la sentencia objeto de esta ejecución”, según el escrito.

De este modo, el Gobierno de Aragón se ve obligado a partir de ahora a requerir la presencia de dos médicos, uno de ellos con la especialidad de cirugía o traumatología, en estos festejos populares. No obstante, fuentes del Ejecutivo señalaron que están a expensas de las alegaciones presentadas en su día ante las sentencias por un “error jurídico”.

Este pronunciamiento de la Sección Tercera de Refuerzo de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del   TSJA responde a un escrito presentado por Fasamet, la Federación aragonesa de sindicatos y asociaciones de médicos titulares y de atención primaria, tras la aprobación del Decreto de abril de 2010. En el escrito solicitaban que se declarase “nulo de pleno derecho” el artículo 3.2 del Decreto 82/2010 que recoge que los servicios médicos en los festejos taurinos populares comprenderán un médico y un ayudante técnico sanitario o diplomado universitario en enfermería. 

Según se recoge en el texto de la del Tribunal, el Decreto actualmente vigente “vuelve a decir lo mismo” que aparecía en el anterior, de 18 de septiembre de 2001, anulado por la Sala de lo contencioso administrativo y el Tribunal Supremo. Añade además que el Decreto “está vulnerando lo ya decidido de modo definitivo y firme, con fuerza de cosa juzgada”. Añade también que el nuevo Decreto se ha dictado “con la finalidad de eludir el cumplimiento de las referidas sentencias”. “No queremos hacer más leña sino que la asistencia sanitaria sea lo más correcta posible”, explicó el secretario de Fasamet, Jesús Rodrigo. 

Normativa estatal

La polémica radica en que,  los tribunales consideran que según se desprende de la normativa estatal, debe exigirse la presencia de los dos médicos en todos los festejos taurinos, también en los populares. 

Al recurrir en casación la sentencia de 2005,  la Comunidad Autónoma “trató de desvirtuar dicha exigencia aduciendo que la normativa estatal al respecto no puede ser considerada como básica, por lo que podía ser perfectamente desplazada por la normativa autonómica”, según se recoge en el último auto dictado.

Pero el TSJA recuerda también que este argumento no fue acogido por el Tribunal Supremo en su sentencia de 2009. Como la legislación estatal en que se basa “no ha sufrido alteración alguna”, tampoco entiende que se modifique el Decreto en ese sentido.

Preocupación

Las sentencias de los tribunales ya levantaron la polémica entre los seguidores de estos festejos, que alegaban que en el periodo de mayor actividad taurina- los meses de verano -, es muy difícil contar con suficientes profesionales especializados para todos los espectáculos. 

Además, muchos de los aficionados veían esta medida como una traba más para el desarrollo de esta actividad, arraigada en muchos municipios, porque supone un coste añadido para estos espectáculos que han visto como se triplicaban las tasas en los últimos años.


Fuente: Diario de Teruel