jueves, 14 de julio de 2011

Sexto encierro de San Fermín


En su segunda visita a los encierros de Pamplona, la ganadería de Victoriano del Río ha protagonizado el encierro más rápido y peligroso de los corridos este año (2:16); una carrera muy veloz, en la que los astados se han adelantado a los mansos y han marcado un ritmo de carrera impresionante, con caídas y trompicones de mozos a lo largo de todos los tramos y momentos de mucha tensión en todo el recorrido. Uno de los momentos de mayor tensión se ha vivido en Telefónica-Callejón, cuando uno de los toros que guiaba la manada ha arremetido contra el vallado de la derecha, donde se encontraban varios corredores.
Desde el comienzo de la carrera los bureles han corrido a gran velocidad y uno de los astados negros se ha adelantado unos metros a sus hermanos en la plaza del Ayuntamiento y ha resbalado y chocado contra el vallado de Mercaderes. Por suerte, el morlaco se ha levantado rápidamente y se ha unido a tres astados que venían por detrás y ha continuado la carrera a toda velocidad.
Han sido esos cuatro bureles negros los que han corrido juntos casi hasta la plaza de toros y han puesto en verdaderos aprietos a los corredores, imprimiendo un ritmo vertiginoso a la carrera de hoy, en la que se han visto carreras espectaculares en todos los tramos.
La manada ha entrado en tres grupos a la plaza y sin oponer mayor resistencia ha ido entrando en chiqueros, tras completar el recorrido en 2:16.