miércoles, 31 de agosto de 2011

L´Alcora


L’Alcora vivió ayer uno de los días más taurinos dentro de las fiestas del Santísimo Cristo del Calvario. Una entrada de toros de la ganadería Mijares de Vila-real inició la jornada, aunque algo más tarde de lo previsto, debido a que no estaban todos los cadafales colocados en su sitio correspondiente, y, posteriormente, se soltaron las vaquillas enfundadas.
Tras ello, el Club Taurino de l’Alcora rindió homenaje a la reina y a las damas de honor de la localidad. Asimismo, la Mujer Taurina del Año también fue homenajeada, junto a la Caja Rural San José, por su dedicación y apoyo a las entidades. Al acto acudieron las autoridades, la Junta Directiva y los diferentes asociados.
Por otro lado, los más pequeños del municipio vivieron unos momentos de protagonismo emulando a los adultos durante la entrada para niños al estilo pamplonés, que inició el recorrido desde la plaza de la Salle.
Por su parte, los toros cerriles formaron un buen cartel, que logró congregar a centenares de vecinos y aficionados en el recinto taurino. Así, la ganadería Jiménez Pasquau dio el pistoletazo de salida a las exhibiciones de la tarde con un astado de nombre Alcabalo, que fue patrocinado por A. C. T. Aficionados Taurinos. Seguidamente, fue el turno de Torpito, una res procedente de la ganadería Torrestrella y a cargo de las peñas Kannabis y Sekia. Los otros dos cerriles, Azuceno y Espartero, procedían de El Pizarral y Torrehandilla y fueron patrocinados por las peñas Taleguillo y Rincón Taurino, respectivamente.
Como era de esperar, los astados no defraudaron al público y dieron mucho juego, sobre todo el toro de Torrestrella, que ofreció un increíble espectáculo organizado por el nacimiento de la peña Kannabis y Sekia. Además, durante la tarde, tampoco faltó la música de la charanga La Feta Malbé, que amenizó los descansos. Además, como novedad este año también se soltaron seis toros embolados en el recinto.

Info. La Plana al día y El Periódico Mediterráneo