martes, 30 de agosto de 2011

Tavernes cede a la presión popular e incluye bous al carrer en sus fiestas


Los toros seguirán corriendo por las calles de Tavernes durante sus fiestas patronales. Pese al anuncio del gobierno local de retirar este acto de los festejos con el fin de «garantizar la seguridad de sus vecinos», el equipo de gobierno se ha visto obligado a dar marcha atrás y mantener los bous al carrer en el calendario festivo.
Fue ayer cuando el alcalde de Tavernes, Jordi Juan, dio a conocer que los toros estarán presentes este año al igual que durante las últimas tres décadas. Y es que la presión de la Peña Taurina y de centenares de vecinos ha hecho mella en el gobierno, obligándolo a recular.
Las reses correrán por la calle Major durante los cuatro días de fiesta, eso sí, «con las medidas de seguridad necesarias», apuntó Juan. Hace una semana el propio alcalde reveló que este festejo se eliminaba de la programación de fiestas y tras el anunció se produjo un aluvión de críticas en la población.
De hecho en los últimos días vecinos anónimos han mostrado su malestar con la medida colgando decenas de pancartas y carteles por todo el casco urbano. Estas manifestaciones se oponían con contundencia a la medida del ejecutivo y pedían que reconsiderara su posición incluyendo los astados con lemas como: «Volem bous, Jordi Juan».
Pero no solo las voces anónimas han influido en la rectificación del gobierno. Sin duda alguna, la Peña Taurina Vallera ha sido quien más presión ha ejercido. Desde que se anunció la retirada de los bous al carrer, los integrantes del colectivo han aportado argumentos para «demostrar que la decisión del gobierno» era un error.
Plaza desmontable
Entre estos razonamientos destacaban que en poblaciones cercanas como Sueca se celebra el mismo acto: «En esta localidad se instala la misma plaza desmontable que se prevé en Tavernes y cuenta con todos los requisitos de seguridad», indicaron desde la Peña Taurina.
Precisamente es este colectivo quien se ocupaba todos los años de ubicar el coso y realizar los trámites necesarios para que los bous al carrer cuenten con los permisos necesarios.
Y es que, como apostillaron desde la Peña, para que haya Bous se debe disponer de un seguro de responsabilidad civil, un informe de un arquitecto que garantice la seguridad del recinto, los permisos de la ganadería, un servicio médico con ambulancia y la consignación de un hospital cercano. Aspectos que ahora se cumplirán, añadió Juan.
El primer edil aseguró que tras una semana de «discretas negociaciones» con una empresa de Cullera han acordado organizar los Bous, que se celebrarán «de la forma tradicional y se garantizará la protección de los animales».
«Tenemos el compromiso del empresario de que los toros no serán maltratados y ese compromiso queremos que lo asuman también los participantes en estos actos», relató el alcalde.
Juan dijo también que ahora «la gente más joven tendrá la oportunidad de ver a los bovinos corriendo por la calle», bajo la tutela del Ayuntamiento y no vinculados a una fiesta que en los últimos años se ha centrado en «un acto comercial y de negocio como era un baile en la plaza de toros».
El primero de estos actos tendrá lugar el próximo domingo 11 de septiembre y los tres restantes serán el miércoles, el jueves y el viernes de la semana siguiente. El tramo escogido de la calle Major para que corran los astados será entre las vías Mitja Galta y Empedrat. La suelta de vaquillas tendrá lugar a mediodía.
Finalmente, el alcalde matizó que, ante la demanda social, desde el gobierno local «se sabe escuchar» y por ello han recuperado la tradición de los bous al carrer. «Esto demuestra que no estábamos en contra de esta fiesta. Serán unos toros en la calle, gratuitos, abiertos al público y sin el abuso del alcohol», comentó Jordi Juan
Info: Las Provincias