miércoles, 10 de agosto de 2011

Los expertos abogan por tramos de vallado más cortos y reforzado en algunos casos


El Gobierno de Navarra pretende que la elaboración del nuevo reglamento de festejos taurinos sea participativa, abierta a todos los actores intervinientes en los encierros, y que comience cuanto antes. Varios expertos consultados destacan la "complejidad" de establecer unas exigencias en los vallados, porque si bien coinciden en que tramos de vallados más cortos y con refuerzo metálico en encierros "duros" reforzaría la seguridad, no se puede generalizar debido a la gran variedad de festejos que se celebran en la Comunidad foral.
El especialista taurino Antonio Purroy Unanua parte de la base de que hay que diferenciar primero entre los encierros con toros o novillos de lidia (se celebran en Tafalla, Tudela, Lodosa, Sangüesa o Peralta) y el resto de pueblos. "Pero no es fácil tampoco, porque aquí hay pueblos que tienen una gran variedad de sueltas, varía el tipo de animal según el día, la hora, los hay que de vez en cuando sueltan algún capón...", señala. No obstante, considerando los diferentes tipos de animales (si son machos o hembras, la edad, el tipo de encaste...), hay que valorar después el tipo de madera, su grosor, altura y la distancia determinada que debe haber entre los postes verticales, un factor de gran trascendencia.
Son muchos los que consideran que el novillo de Lodosa rompió con demasiada facilidad el vallado, y algunos lo achacan a que la distancia entre estos pivotes era excesiva. "Lo vi por televisión y calculo que habría entre 3,50 y 3,80 metros de poste a poste, cuando en Pamplona fluctúa entre 2,50 y 2,80. Cuando más largo es, más vulnerable, más fácil se rompe cuando embiste el animal", sostiene el carpintero del encierro Julio Ríos Ochoa, que este año ha dejado de montar la estructura del encierro de Pamplona después de 53 años haciéndolo. "La distancia entre poste y poste es muy importante. Aunque tengas un tablón muy grueso, si hay mucha distancia el bandeo es terrible", añade Purroy. El corredor Juan Pedro Lecuona también ve oportuno que el nuevo reglamento tenga "unas medidas máximas y mínimas" entre los elementos verticales. "Estoy ahora en Estella", apuntaba, "y creo que el Ayuntamiento hizo bien en suprimir el encierro de novillos, porque veo que el vallado es demasiado largo". Sobre los encierros con vacas, el corredor abogaba por regular, más que el grosor del vallado, la altura, porque el mayor riesgo que presentan las vaquillas es precisamente que salten las barreras.
Refuerzos metálicos
El vallado de Pamplona es un buen ejemplo del que tomar ideas, señalan los expertos. Julio Ríos destaca que de los tres tablones horizontales, los dos primeros cuentan con unos flejes traseros (un refuerzo metálico) que hasta ahora han logrado que ningún toro, embista como embista, haya roto el vallado. "Este refuerzo es primordial", apunta. Lecuona tampoco vería con malos ojos este refuerzo a partir de un pesaje concreto: "Hay quinqueños que pesan 500 kilos".
Sin embargo, Tudela reformó por completo su vallado hace siete años, cuando decidió que los toros del encierro fueran los mismos de la lidia, y no cuentan con refuerzo metálico. "Es muy seguro, se trató de ir más allá de lo previsible", valora el concejal de festejos, Fernando Inaga. Consta de 800 postes verticales y una altura de cuatro tablones horizontales (hay un total de 4.000) en los que se invirtió 600.000 euros. "Es incómodo para ver, por eso pusimos gradas", apunta Inaga. Y es incómodo, precisamente, porque hay muy poco espacio entre poste y poste vertical. "Así es más seguro, ni se mueve". Los tablones horizontales no están atornillados, como ocurre en Pamplona, pero lo suplen superponiendo una parte de un tablón con el siguiente, y ajustándolo con cuñas.
Tudela también consta de doble vallado en todo el recorrido (el antiguo se puso detrás del nuevo). Algunos han sugerido esta medida como una a tener en cuenta en el nuevo reglamento, pero el ganadero y pastor Pamplona Miguel Reta considera que no se puede hablar "a la ligera": "El doble vallado es efectivo si lo dejan libre. Si no, es una trampa mortal. Y para mantenerlo libre se requiere personal", advierte. También hay quien plantea la opción de los vallados metálicos, más económicos y extendidos en los encierros de Castilla, pero Reta apunta "que la madera es mejor para la protección de los animales".
Acerca del tipo de ganado, el ganadero apunta que es "de cajón" adaptar las exigencias del vallado a cada animal: "No es lo mismo animales que se vayan a lidiar después que los que están hartos de subir y bajar por las calles de todos los pueblos. Estos, aun siendo bravos, son más rústicos, no embisten con esa locura ni esa fogosidad que tienen los animales de lidia. Su comportamiento es diferente". Reta también pide que se revise la seguridad en los corrales, un lugar oculto a los ojos del público pero donde se registran muchos accidentes con animales bravos. De hecho, de los 11 muertos en encierros desde 1998 en Navarra, dos lo fueron en estos recintos. "Hay que revisar todo, y también trabajar en formación", señala. Lecuona añade "el mantenimiento" del vallado para que no se deteriore.
Para Reta, el éxito del nuevo reglamento radicará "en el equilibrio". "Ya ha habido varios borradores que no han salido adelante por falta de consenso. Es un tema complicado, los aficionados reclaman espectacularidad, animales con mucho trapío y que transmitan; la competencia entre ganaderos cada vez es mayor, los Ayuntamientos, y también nosotros, miran por la seguridad... Todos los eslabones estamos obligados a entendernos para que esto se mantenga. Hay que pensar con la cabeza fría, con rigurosidad y sin extremismos, para no constreñir los festejos populares hasta que pierdan su esencia". Además, añade Purroy, se tomen las medidas que se tomen, siempre hay que tener en cuenta los imponderables: "Es que sin riesgo no habría encierros".

Hoy o mañana se firmará la ley para cambiar el reglamento

La elaboración del nuevo reglamento de espectáculos taurinos contará con la participación de todos los agentes vinculados a este mundo. Así tendrá cabida la opinión de la Federación Navarra de Municipios y Concejos, los empresarios que organizan espectáculos taurinos, médicos, veterinarios, corredores o aficionados, entre otros. El consejero de Presidencia, Administraciones Públicas e Interior, Roberto Jiménez, aseguró ayer que, hoy o mañana, firmará la orden foral en la que ordena que comience a redactarse un nuevo reglamento de espectáculos taurinos. "De esta forma, esta materia quedará perfectamente resuelta para el próximo año. Me consta que los ayuntamientos suelen hacer las cosas bien y tienen todo mi respaldo. Pero es verdad que la legislación es del año 92 y que, el devenir de los tiempos hace que las necesidades sean otras", apuntó.
El consejero, que anunció la firma de la orden foral tras una reunión con los responsables de la FNMC, destacó el hecho de que la elaboración de la nueva legislación sea "participativa". "Quiero que participen todas las personas que están vinculadas con los espectáculos taurinos, desde la Federación de Municipios y Concejos, a los empresarios que organizan espectáculos taurinos, veterinarios, médicos, corredores... todos", señaló.
Garantizar la seguridad
Para Jiménez, el objetivo fundamental de la nueva normativa es garantizar la seguridad de las personas y que los espectáculos se puedan celebrar con la mayor tranquilidad. "Queremos que la gente pueda disfrutar de ellos con normalidad pero, sobre todo, anteponiendo su seguridad", dijo. El consejero insistió en que "se hacen las cosas bien, los ayuntamientos hacen las cosas bien". "Sin embargo, los tiempos avanzan y nosotros debemos hacerlo también. Cuando vemos que hay cosas mejorables, hay que ser autocríticos para mejorarlas", indicó.
Jiménez señaló que todavía no se han fijado los criterios que se exigirán a los consistorios. "No sabemos si optaremos por el doble vallado, vallado reforzado...si será algo común, si cada localidad necesitará unas características...Somos conscientes de la situación económica de los ayuntamientos y les vamos a dar posibilidades de optar. No vamos a adoptar posiciones maximalistas", dijo. El consejero comentó que ahora deben escuchar a los verdaderos expertos de la materia. "Yo les aseguro que no soy pero tengo claro el criterio: quiero seguridad para las personas".
Jiménez hizo referencia al caso de Lodosa. "En esta localidad, se había tramitado el expediente de forma correcta. Sin embargo, falleció una persona y entendemos que esto no puede ocurrir. Una tramitación correcta no ha sido suficiente para evitar una desgracia. Hay que buscar soluciones para que esto no vuelva a ocurrir", determinó.

CLAVES

1. El nuevo reglamento buscará fijar unas características específicas del vallado en función de la res brava que participe en el festejo. Se empezará a elaborar en breve y estará listo para el año que viene
2. El actual reglamento no contempla ninguna exigencia para el vallado. Sólo requiere que tenga la solidez necesaria para aguantar el peso de los espectadores y corredores y las embestidas de los animales.
Info: Diario de Navarra