martes, 16 de agosto de 2011

Petrés


El viernes volvieron a darse suelta dos toros cerriles, el esperado de La Campana, regalado por un aficionado, y el jabonero de La Pajarita. Mucha expectación para ver el de la Campana, que hizo una salida espectacular del cajón y una entrada en la plaza en la que se vislumbró bravura y fijeza. Tras su paso por la plaza un infortunio hizo que el toro se golpeara en mal lugar en una barrera que cerraba la plaza, acabándose éste por completo. Fue una gran desilusión por parte de todos los aficionados que se encontraban presentes, pues lo poco visto hasta el momento mostró que era un toro encastado, bravo, con juego.
Tras retirar la res de la plaza, se dio suelta al jabonero, un toro espectacular de presencia y capa, pero muy basto. Como el Torrestrella, que se lidió el martes anterior, tenía los cuernos romos y su comportamiento hizo pensar a más de uno de si se trataba de toros tentados. Ninguno de los dos tuvo bravura, aunque el de la Pajarita tuvo un comportamiento más alegre y distraído que el de D. Álvaro Domecq.
Crónica: Burladero
Foto: Bous al Carrer