martes, 16 de agosto de 2011

Segundo Pilón de Falces


Limpio y rápido. Así transcurrió el segundo Pilón de Falces, que después de un estreno accidentado, ayer se desarrolló sin grandes complicaciones, excepto al final. Las vaquillas de la ganadería de Teodoro Vergara (Falces) bajaron veloces, en 50 segundos, y en el último tramo algunos mozos cayeron al suelo y un par de vacas que sacaron ventaja sobre el resto les pasaron por encima. Llegaron a la última recta a tanta velocidad que resbalaron y quedaron algo desorientadas. Se quedaron paradas durante unos segundos, con el consiguiente riesgo para el público, pero en cuanto el resto de la manada las alcanzó, tomaron juntas la curva que les llevó hasta el corral. Los mozos que quedaron tendidos en el suelo se levantaron por su propio pie y en la DYA atendieron a un total de 5 personas, por caídas y magulladuras, que más que a la velocidad, se debieron en su mayoría a que no había casi sitio para correr. El Pilón estuvo marcado por una gran afluencia, tanto de corredores como de espectadores: las vacas casi ni se veían.
El encierrillo fue lento al principio, pero cuando estaban a punto de llegar arriba, una de las vacas se separó de la manada para ir hacia dos corredores que estaban subiendo la cuesta. La res revolcó a uno de ellos pero no le produjo ningún daño, y el resto del encierrillo transcurrió con normalidad. A punto de comenzar el Pilón, había tantos corredores que los que iban primero se pensaban que muchos se apartarían para ponerse entre el público, pero no fue así. Aunque las vacas tomaron la primera curva muy despacio, a partir de la "Fuente de los Pajaritos" cogieron mucha velocidad, y enfilaron la bajada rápidamente. "Han bajado muy fuerte, he tenido que tirarme al suelo para dejar que pasara la vaca, porque iba a toda velocidad", explicó Jesús Arbizu Iturgaiz, falcesino que corrió ayer el Pilón. Fue atendido por algunos raspazos en el brazo y la espalda. El vecino Ángel Troyas Aban recibió algunos puntos en la ceja por una caída. "Íbamos corriendo los dos y al intentar apartarnos, nos hemos chocado y él se ha caído", indicó su compañero, Bruno Diego Martínez.
El ganadero Teodoro Vergara Martínez, que desde hace 9 años lleva las vacas al Pilón, se mostró contento por un encierro sin incidentes. "La gente ha podido disfrutar, las vacas se han portado bien y no ha pasado nada, así que estoy muy satisfecho ", aseguró.
Info: Diario de Navarra